Volver al Blog

Planificación para lo imprevisto: Protección de la infraestructura crítica de la red eléctrica

 

De acuerdo con el Instituto Eléctrico Edison, el 70 por ciento de los cortes de energía en los Estados Unidos son causados por condiciones climáticas extremas. Sin embargo, los factores externos, como los huracanes y las tormentas de nieve, no son los únicos elementos que pueden dañar el sistema. Los problemas internos, como la falla de los activos dentro de la red, también pueden causar un tiempo de inactividad no planificado. Independientemente de dónde se origine el problema, es fundamental que los equipos de mantenimiento de la infraestructura cuenten con un plan y estén preparados para manejar este tipo de cortes con anticipación.

Por ejemplo, consideremos la reciente explosión de un transformador que causó el cierre temporal del Aeropuerto La Guardia de Nueva York, o el incendio eléctrico que causó un corte en el aeropuerto Hartsfield Jackson de Atlanta el año pasado. Estas dos situaciones son ejemplos clásicos de redes de energía complejas que resultaron ser menos que indestructibles. Aunque ninguna red puede resistir todas las amenazas y factores externos en todo momento, existen formas de disminuir el impacto cuando surge un problema y se interrumpe el suministro eléctrico. Para comenzar, emplear equipos confiables y tomar medidas proactivas para monitorear el estado de los activos críticos puede ayudar a proteger la infraestructura de energía de factores invisibles que conducen a posibles interrupciones en el suministro de energía.

¿Está lista su infraestructura?

Cuando se trata de una gestión de riesgos eficaz, cada segundo cuenta. Los cortes que se derivan de equipos críticos dañados pueden ser muy costosas – el Departamento de Defensa informó sobre 127 interrupciones de ocho horas o más solo en 2015, a un costo de USD 179087 por día. Según Microgrid Knowledge, estos cortes de energía sostenidos pueden costarle a la economía de Estados Unidos la increíble suma de 26.000 millones de dólares anuales, con algunas de las compañías de costos más extremas por encima de los 17,000 dólares por minuto.

Los trabajadores pueden tomar medidas para prevenir estos cortes al identificar y detectar los indicadores tempranos de desgaste, mal funcionamiento y fallas y, en última instancia, minimizar el riesgo y el impacto en caso de un corte. Adoptar un enfoque proactivo para administrar el estado de activos importantes ayudará a los técnicos y gerentes de equipos a comprender cómo evitar fallas en el sistema, incluso las que no pueden esperar.

Vale la pena señalar que los cortes planificados, en las que el sistema está desenergizado, de modo que se pueden hacer reparaciones que reducen el riesgo de fallas inesperadas, son un mecanismo de defensa económico. El mantenimiento fuera de línea programado está dirigido a áreas problemáticas específicas y se lleva a cabo durante un período más corto, lo que limita los costos y los inconvenientes. También ofrece a los administradores de energía una mejor idea de qué buscar y cómo solucionar problemas cuando ocurren.

La mejor manera de protegerse contra lo inesperado es tener planes de contingencia establecidos. Las siguientes estrategias de protección y mitigación actúan como bloques de construcción, cada uno con un propósito único para contribuir al estado general de la infraestructura crítica.

 

  • Supervisar y realizar pruebas periódicas de los activos. Realizar pruebas basadas en condiciones es esencial para los activos críticos. Existen numerosas opciones de prueba en servicio disponibles para maximizar el tiempo de prueba en línea y fuera de línea.
  • Analizar lecturas de prueba para condiciones de activos. Los administradores de activos pueden aprovechar los resultados de estas pruebas para obtener una imagen de las condiciones internas y externas del equipo y comprender qué áreas de un activo requieren y no requieren atención inmediata.
  • Utilizar conocimientos de prueba para diagnosticar un problema. Al usar los datos y las lecturas recopiladas de las pruebas, los equipos pueden interpretar las lecturas de la condición de un activo para determinar si es probable que ocurra un fallo mayor del sistema y qué medidas de mantenimiento proactivas, si es que se necesitan, se requieren para mejorar el estado de la red.

Cuando las estrategias anteriores se aplican a activos críticos, pueden optimizar la salud de los activos y frenar los impactos de cortes no planificados en las infraestructuras de potencia y energía, tanto grandes como pequeñas. Esto protege a los servicios públicos de gastos inesperados, la asignación de tiempo y recursos valiosos y reduce el riesgo para los activos críticos, así como para la comunidad en general que depende de un suministro de energía continuo.

 

INFORMACIÓN ADICIONAL

Volver al Blog

Categorías

Autor

Etiquetas

Síguenos

Suscríbete a nuestro blog

  • Ingrese su dirección de correo electrónico
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Doble Engineering Company

Doble Engineering Company